TMZ, después de tener acceso al documento que registró la demandante, asegura que De Niro “se comunicaba con ella de forma hostil, abusiva e intimidante”, que muchas veces usa la palabra “perra” para llamarla.

Los comentarios del actor también incluían lenguaje sexual, hacía bromas de su prescripción de Viagra y hasta le pedía a ella que “lo imaginara en el baño”.

La presunta víctima añade que Robert De Niro le asignaba únicamente “deberes estereotípicamente femeninos”, que denotaban discriminación de género.

Robinson, sin embargo, enfrenta a su vez una demanda que el actor interpuso en su contra en agosto por, entre otras cosas, malversación. De Niro afirma que su antigua empleada llegó a ver 55 episodios de ‘Friends’ en cuatro días laborales y hasta usó la tarjeta de crédito de la empresa para lujosos almuerzos, agrega TMZ.