La querida y taquillera franquicia pertenece a Disney desde que el gigante del entretenimiento adquirió los estudios 21st Century Fox, aunque la reacción del anuncio deja a muchos confundidos, incluido el protagonista de las películas.

En Instagram, Culkin aprovechó la noticia para imaginar cómo estaría su personaje si regresara después de casi 30 años: “Así es como una actualización de ‘Mi pobre angelito’ se vería realmente”, escribió el actor al lado de una foto en la que aparece sacando barriga, mientras come en un sofá y sostiene un computador portátil en sus piernas.

Aunque no se realizó ningún anuncio sobre el posible elenco de este ‘remake’, Macaulay Culkin, quien siendo un niño interpretó a Kevin en las dos primeras entregas, escribió en su cuenta de Twitter el miércoles: “¡Eh @Disney, llámenme!”, mostrando que aunque se burla del tema, estaría dispuesto a estar en el proyecto.

El director ejecutivo de Disney, Bob Iger, dijo que la compañía está “enfocada en aprovechar la vasta biblioteca de grandes títulos, por ejemplo reimaginando ‘Home Alone’ (nombre original de ‘Mi pobre angelito’), ‘Night at the Museum’, ‘Cheaper by the Dozen’ y ‘Diary of a Wimpy Kid’ para una nueva generación en Disney+”.

“Nada es más importante para nosotros que hacer esto bien”, dijo Iger el martes, en una teleconferencia sobre las ganancias de la empresa  

Iger no aclaró si las nuevas versiones de esos títulos tendrían la forma de películas o series de televisión.

Las tres cintas de ‘Mi pobre angelito’ consiguieron en cines una recaudación combinada de 914,8 millones a nivel global, cifra no ajustada por inflación.

El filme original, estrenado en 1990, cuenta la historia de Kevin McCallister, un niño de ocho años que es abandonado por error en su casa el día que su familia se va de vacaciones y debe defender el hogar de un intento de robo a cargo de dos ineptos ladrones.

Disney incluirá las nuevas producciones de estas historias en la programación de Disney+, un servicio de ‘streaming’ con contenido original que presentará en un mercado saturado que además de Netflix tiene como competidores a HBO, Apple, NBCUniversal y Amazon.

La plataforma, llamada Disney+, se comercializará en Estados Unidos a partir del 12 de noviembre a un precio inicial de 6,99 dólares, y se expandirá gradualmente en el mercado internacional, comenzando por Europa.