El distanciamiento se dio después de que sus papás, Manuel González y Vibiana Tejeiro, se divorciaron, y su progenitor se alejó.

“Ya después, como a los 11 o 12 años, intentamos recuperar esa relación de padre e hija, que fue separada por circunstancias que se salieron de mis manos, y hoy en día somos muy unidos”, agregó la celebridad —que ‘tiró la casa por la ventana’ en la celebración de sus 30 años— en el mencionado programa, como se escuchó en la señal en vivo de RCN.

(Vea también: Radical cambio de Lina Tejeiro en sus 30 años; se unió a moda de Carolina Cruz)

“Hoy en día hablamos muy seguido y estamos todavía forjando esa relación que en algún momento dejamos atrás. Y ahí estamos juntos, voy y lo visito, porque él está viviendo en Villavicencio”, puntualizó la famosa en la conversación.

Quién es el papá de Lina Tejeiro

El padre de la actriz no es Tejeiro, como algunos creerían por la forma en que ella se presenta, con su apellido materno.

El nombre es Manuel Eduardo González, de acuerdo con una publicación que tiene la artista en su cuenta abierta de Instagram y en la que, además, destacó que fue a su padre al que le heredó el sentido del humor.

Lee También

En ese ‘post’, que se puede ver al final de esta nota, la colombiana también describió cómo fue para ella la ruptura de sus progenitores y recuerdos que guarda de lo poco que pudo compartir con su papá en la niñez.

“Muchos me conocen como Lina Tejeiro, pero soy: Lina Fernanda González Tejeiro. Hija de Manuel Eduardo González y Ruth Vibiana Tejeiro. Debo confesarles que toda mi vida crecí culpando a mis padres por sus decisiones y más a mi papá por no estar junto a mí cuando crecí”, dijo la integrante de ‘Quién es la máscara’, y añadió:

“La vida nos separó. Pero cuando nos veíamos me quedaban los recuerdos más hermosos junto a él, me tomaba de la mano y por los andenes de Villavicencio me decía: Lina Fernanda González Tejeiro, señorita Meta, luciendo una hermosa vestimenta… O nos preparaba carne en bistec 🤤, las más deliciosa que he comido, y cuando nos veíamos me sentía la niña más segura del mundo. Hoy, después de tantas cosas vividas, de tantos errores cometidos y aprendizajes, entendí que cada vida es un proceso, que yo también cometí o voy a cometer los mismos errores, que familia solo hay una y que debemos honrar y respetar a nuestros padres”.