Al ingresar al portal, en donde aparecen artículos para hombres, mujeres y niños, además de accesorios y hasta juguetes, todo parece ser una verdadera tienda que busca exaltar la imagen del narcotraficante colombiano, pero la realidad es otra.

Al dar clic para comprar alguno de los productos, lo que se abre es un video con el testimonio de una de las tantas personas que perdieron a algún familiar en el atentado al vuelo 203 de Avianca del 27 de noviembre de 1989, uno de los muchos que se perpetraron con Pablo Escobar como autor intelectual.

Hijos y esposas recuerdan los horribles sucesos de hace 30 años, su impacto en sus proyectos de vida e invitan a no apoyar los negocios que se quieren lucrar con la imagen de uno de los narcotraficantes que más dolor le causó a Colombia. En lugar de eso promueven las donaciones a la Fundación Colombia con Memoria, que ayuda a las víctimas del narcotráfico, el terrorismo y la violencia en el país.