Sin embargo, Ramírez tomó la situación con humor, según se evidencia en los emoticones de risas que usó para acompañar el video, a los que le agregó un “Jueputis”.

Melina reconoció que antes de tomar las tijeras pensó que “cortarle el pelo a Salvador no debe ser tan difícil”, pero se llevó una sorpresa al ver lo que hizo con la cabellera de su pequeño.

En la grabación que aparece en su cuenta pública de Instagram, la modelo mostró que, por lo menos, la parte frontal del corte de su hijo terminó dispareja y se ve como un trasquilado ante los ojos de cualquier persona.

La publicación de Melina Ramírez, que se puede ver a continuación, desató, en su gran mayoría, risas y chistes de seguidores pidiéndole información para agendar una cita con ella.