“¡He tenido el mejor y más tranquilo cumpleaños de todos!”, fue una parte del extenso mensaje que escribió la empresaria en dicha red social, y que acompañó con una selfi en la que aparece mandando un beso.

Y aunque recibió múltiples regalos, entre ellos un “increíble bolso”, el que más la conmovió fue el obsequio de su esposo y también rapero Kanye West, que donó un millón de dólares a organizaciones benéficas favoritas de la socialité, y que “trabajan duro en la reforma penal”.

También, Kim manifestó que había pasado un estupendo fin de semana en Palm Springs junto a sus amigos, y que había tenido una cena familiar sorpresa auspiciada por su madre Kris Jenner, y su pareja West.

“Mi restaurante armenio favorito Carousel organizó el ‘catering’ y luego me sorprendió con un puesto de churros y buñuelos”, expresó Kardashian en dicha publicación.

A continuación, la instantánea de Kim Kardashian en la que narró cómo fue su cumpleaños número 39: