Casi una semana después, la famosa publicación y la influenciadora compartieron en Instagram otras tomas en las que Kylie, sin aparecer completamente desnuda como se vio en la primera foto que se conoció de su trabajo para Playboy, derrocha sensualidad con un ‘close up’ de sus senos y una sábana mojada.

La portada, capturada por Sasha Samsonova, es una toma que se enfoca en los senos de Jenner dentro de un pequeño brasier rojo, que resaltan con una joya con el logo de la revista.

Las tomas más calientes de Kylie son, sin duda, las de la sábana azul que se pega a su cuerpo, acentúa sus curvas y pone a volar la imaginación de los seguidores de la menor de las Kardashian-Jenner. 

View this post on Instagram

☁️✨🕊

A post shared by Kylie ✨ (@kyliejenner) on

Y para finalizar, una más sutil en la que Kylie aparece sentada en medio de las piernas del padre de su hija Stormi, luciendo únicamente botas vaqueras y un body blanco.