La entonces adolescente, que apenas comenzaba a cultivar una exitosa carrera que la ha valido decenas de premios, participación en los eventos más importantes del mundo y recientemente nominaciones al Emmy por su ‘show’ de medio tiempo en el Super Bowl, conversó sobre temas ligeros y otros más profundos.

Sin dejar de lado su idea de consolidarse como artista, Shakira manifestó desde muy joven su interés por la mente: “Me atrae mucho el estudio de la mente, por lo tanto la psicología. Me gustan mucho las ciencias humanísticas, porque acarrea filosofía, contiene historia del arte, que me mata, de verdad. Los idiomas, me gustaría bastante, porque en realidad es un camino, un puente para poder entrar a otro tipo de mercados”, dijo en su momento sobre qué le gustaría hacer, además de cantar.

Cabe recordar que la colombiana se mantiene inquieta por esos conocimientos hasta la fecha y en cuarentena completó un curso en línea sobre filosofía antigua.

Durante la conversación, la joven Shakira aseguró que los números no son, o eran, lo suyo y hasta le daban “bastante dolor de cabeza”.

Además de abordar esos temas, la intérprete de ‘Pies descalzos’ mostró su reflexivo pensamiento desde muy temprana edad cuando le preguntaron por los miedos que tenía.

“Temores… tengo temor, tal vez, a no ser escuchada, y angustias, tal vez, la muerte. Cómo se van destruyendo todas esas cosas que creamos. Cómo se van muriendo muchas virtudes. Tengo un temor grandísimo a que se vayan muriendo dentro de mí cosas que he sembrado”, dijo.