En el desgarrador relato, Marisol repasó los últimos días que vivió al lado de su padre Hedilberto, a quien le encontraron dos tumores en la cabeza, que marcaron el inicio del calvario de la actriz y su familia con el sistema de salud de Colombia.

“Estuvo tres meses en la clínica. Al principio en situaciones muy precarias, en una clínica que terminaron cerrando por problemas de higiene”, contó Correa, antes de que el programa de Caracol aclarara que al señor lo trasladaron luego a otro centro hospitalario, en donde un neurocirujano dijo que podía operarlo, pero la EPS tardó más de un mes en autorizar el procedimiento. 

A Hedilberto, efectivamente, le hacen la intervención con éxito y lo mandan para la casa, en donde le iban a controlar el otro tumor con un tratamiento de radioterapia, que fue imposible de ejecutar: “Primero la clínica, luego no llega el tratamiento, luego no te atienden”, dijo Marisol, con frustración, a ‘La Red’.

Su papá recibió hospitalización domiciliaria bajo el programa ‘Home Care’, pero este también les falló. A dos horas de llegar a casa, comenzó a convulsionar, llamaron al programa y no le respondieron. A Hedilberto lograron trasladarlo a la clínica en una ambulancia que consiguieron por fuera del programa, pero allí solo comenzó otra parte de la pesadilla.

“Empecé a gritar en urgencias: ‘Atiéndanmelo, por favor. Se está muriendo. Alguien que venga y lo atienda’. Pero esto, te digo, a gritos. Finalmente, lo terminaron atendiendo como 24 horas después”, recordó la actriz.

Su papá duró 5 días hospitalizado, le dieron de alta y lo mandaron otra vez a la casa.

Marisol entuteló para que le hicieran la radioterapia a su papá, pero ni así logró hacer que pasara. Al final, el señor Hedilberto Correa murió el primero de noviembre de 2018.

“¿Cómo puede ser posible que una persona se esté muriendo y nadie la atienda? ¿Cómo hemos podido llegar a un punto en este país, en donde la salud, o los que deberían velar por nuestra salud, nos terminan matando? Y fuera de eso, con un trato que no es el más digno”, reflexionó entre lágrimas Marisol al final de la entrevista, que se puede ver completa a continuación: