Pero aunque la dueña del restaurante no puede estar en frente de él por su avanzada edad y las medidas que la mantienen encerrada en su casa, sus hijos se hicieron cargo de producir, alistar y despachar los platos de comida en medio de la emergencia; de acuerdo con Semana, ellos tuvieron que recurrir a los domicilios (que nunca habían hecho) para obtener recursos para poder pagar los gastos.

“No ha sido fácil de asimilar. En más de seis décadas yo nunca había hecho un domicilio y ahora parece que es el futuro del negocio. Teníamos un restaurante que era 100 % servicio al cliente en el comedor, pero eso cambió”, destacó Segunda Fonseca en el medio.

El lugar, al que van personas de todos los estratos (desde políticos hasta obreros) tomó la única opción que ofreció el Gobierno para poder complacer a sus clientes; de hecho, según contó ‘Doña Segunda’ a la revista, abrió redes sociales para poderles llegar a sus clientes y que estos puedan acceder a sus platos sin problema.

Sin embargo, esto no fue fácil para ellos; Fonseca afirmó en Semana que aunque iniciaron con todas las ganas, al principio se les salió de control porque no tuvieron en cuenta las zonas que iban a atender y solo contaban con tres domiciliarios.

“Ese primer fin de semana cometimos muchos errores y seguro vamos a seguir cometiéndolos. De no tener ventas, a manejar algo de dinero que nos sirve para pagar nóminas y seguridad social, mejor. Sin embargo, no estamos generando utilidades”, añadió en el medio.

Fonseca enfatizó en la revista que iniciar un nuevo modelo de negocio al que nunca le había apostado es incluso mucho más difícil que empezar de cero, ya que se triplicó el trabajo para todos sus empleados, los protocolos de bioseguridad son mucho más estrictos (aunque ya los tomaba), las ventas son considerablemente inferiores a las que estaban acostumbrados y se incrementaron los gastos.

“Hay que seguir luchando y salir adelante. Los clientes son lo más importante”, puntualizó a Semana la dueña del piqueteadero más emblemático de la capital del país.