Hacia el mediodía, el barril de WTI para entrega en diciembre costaba 35,48 dólares en Nueva York, una bajada de su precio del 5,11 % con respecto al cierre del mercado del miércoles.

El barril de Brent del Mar del Norte (de referencia para Colombia) del mismo mes perdía por su parte un 4,93 %, quedándose en 37,19 dólares.

Los dos niveles de referencia han caído más del 10 % desde el inicio de la semana y se mueven en sus precios más bajos desde hace más de 4 meses.

“Cada día llegan cifras récord de contagios en Europa y Estados Unidos, y países como Italia, Alemania o Francia, que consumen mucho petróleo, han vuelto al confinamiento”, informó Bjornar Tonhaugen, analista de Rystad.

El mercado no ha digerido muy bien las drásticas medidas anunciadas para parar la propagación del COVID-19 porque limitan mucho la demanda, en un momento de aumento de la oferta, sobre todo con la vuelta al mercado de la producción libia.

Los precios del crudo siempre son proclives a afectarse por lo que ocurre en el mundo, como cuando Donald Trump anunció que tenía coronavirus, día en que los precios cayeron también un 5 %.