Y es que el banco central colombiano tomó la decisión de hacer la reducción histórica de tasas de interés para darle un impulso adicional a la actividad económica el país sin comprometer la meta de inflación para este año de 3 % que continúa a la baja; sin embargo, para Mario Hernández la medida no fue suficiente, y pidió reducciones más drásticas para evitar que “todos quiebren”, incluso el país.

El empresario le pidió a la Junta Directiva del Banco de la República que aplique las teorías de Keynes y Adam Smith que, según el portal El Historiador, son considerados como los padres de la economía clásica y heterodoxa, y dicen que la intervención del Estado, como única capaz de regular el sistema económico, es necesaria para generar una demanda global en plena crisis para impulsar el consumo y reactivar el círculo.

El Emisor destacó en sus minutas de la última reunión que el comportamiento de los mercados financieros del país ha sido mucho mejor que el que se registró en las primeras semanas de crisis, pero resaltó que la incertidumbre global permanece.

“Después del segundo trimestre se espera empezar a ver datos de recuperación, pero la afectación al empleo, a los ingresos de los hogares y las empresas, ha sido de gran impacto, con lo cual se prevé una ampliación en los excesos de capacidad productiva de la economía”, indicó el Banco de la República.

Hace unos días el empresario de la marroquinería y el calzado destacó que el sector del comercio (que ya tiene autorización para operar) debió reactivarse mucho antes que las industrias porque, según él, “nada gana con producir y no vender”, y advirtió que esta medida del Gobierno iba a hacer quebrar más rápido a las empresas colombianas.