El empresario dijo en El Tiempo que, aunque esperaban empezar el negocio en Colombia desde cero, decidieron fusionarse con Avantel para acceder más rápido al mercado aprovechando sus 300 trabajadores, la experiencia en el negocio y los procesos en servicio al cliente de este operador.

“Había dos operadores que potencialmente podríamos adquirir. Avantel estaba en problemas financieros y estaba mucho más apegada a nuestra cultura, por lo que probablemente sería mucho más fácil la fusión”, indicó Bannister en el medio.

El director fue claro en que la pelea con los otros operadores en Colombia se centra principalmente en que “quieren atención y no quieren compartir sus juguetes”, por lo que los catalogó como “el lado oscuro”; sin embargo, mencionó que los planes de la compañía se centran en ofrecerles mayor conectividad y calidad del servicio a los clientes.

“Planeamos construir muchas más tiendas e incrementar y mejorar el servicio al cliente. Nosotros sabemos que la experiencia del usuario con Avantel no era la mejor y eso es precisamente lo que buscamos, mejorar”, indicó el empresario en el rotativo, y agregó que la pelea que se viene con el resto de operadores es precisamente para beneficiar a los colombianos, principalmente en el tema de precios.

Actualmente Avantel cuenta con cerca de 2 millones de usuarios en el país y tiene ingresos por 32.000 millones de pesos mensuales; de esta plata, según indicó La República, 15.000 millones los tiene que destinar a pagos mensuales a otros operadores, además de estar preocupados por la millonaria deuda que tiene con estos mismos por 153.000 millones de pesos, lo que podría complicarle el camino a Partners de entrada.

Sobre el grave problema financiero de Avantel y el proceso de compra por parte de Partners, Bannister señaló en el periódico que las notificaciones y procedimientos se siguieron de manera “clara y directa”, y que están trabajando con la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) para ver cuál es el mejor plan para pagar las deudas.