La primera multa sería por el incumplimiento en el llenado del embalse programado para el primero de julio de 2018, detalla RCN Radio. Desde esa fecha, EPM tendría que pagar 250 millones de pesos diarios.

La segunda multa correspondería al retraso en la producción de energía, que debía iniciarse el 28 de noviembre del año pasado. El valor de esta no fue suministrado.

La tercera deuda de EPM sería por el lucro cesante, y asciende a 571.000 millones de pesos: 111.000 millones que se dejaron de producir en 2018, y 460.000, en lo que va de 2019, precisa la emisora.

El gobernador Pérez anunció que, próximamente, “publicará un nuevo libro donde recogerá todos los errores cometidos en la construcción de la central hidroeléctrica”, y pidió aplicar las cláusulas por incumplimiento incluidas en el contrato BOOMT, que prevé los embargos de cuentas, registra Semana.

Sin embargo, agrega la revista, hay una cláusula llamada ‘Título EPM’, que protegería a la empresa de un embargo.

Por su parte, el conglomerado de servicios públicos domiciliarios obtuvo en 2018 -su año más difícil-, una utilidad neta de 2,4 billones de pesos, superior en un 4 % respecto de 2017, informó este martes la compañía.

Según el grupo, sus ingresos el año pasado alcanzaron los 16,3 billones de pesos, con un aumento del 9 % en relación con 2017.

“El crecimiento de los ingresos en 2018 se originó, principalmente, en las mayores ventas de energía y gas a grandes clientes, así como al aumento de usuarios y al cambio tarifario en el negocio de aguas asociado a las inversiones adelantadas en su infraestructura”, afirmó la compañía.