Cuando la policía llegó al lugar del incidente, el atacante robó un coche y trató de huir y chocó con un autobús, cuyo conductor murió.

El hombre sospechoso fue detenido.

Previamente el periódico Seattle Times comunicó, citando a la policía, que al menos cuatro personas sufrieron lesiones, una de las cuales falleció.

El portavoz Policía, Marc Garth Green, calificó los tiroteos como un “acto aleatorio y sin sentido” durante una conferencia de prensa citada por el mismo diario.