En la mañana de este miércoles, Daniel Quintero Calle entregó varias entrevistas a medios en las que arremetió contra el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA).

Según el alcalde, las cabezas de ese conglomerado lo vienen presionando y por eso le pidió a la Superintendencia de Sociedades investigar si las tres empresas cabeza conforman o no un grupo.

Pero fue más allá y en una entrevista con La FM lanzó acusaciones directas contra sus directivos y habló sobre una reunión que tuvo con ellos cuando fue elegido como alcalde de Medellín:

“Los tres del GEA llegaron a mi casa y me dijeron: ‘Queremos que deje a Jorge Londoño de la Cuesta como gerente de EPM y, en otras palabras, que nos entregue a Empresas Públicas de Medellín’”.

Además, dijo que esas empresas “eran los cazatalento y decían a dedo” quien sería el nuevo gerente de Empresas Públicas de Medellín (EPM) y como él, dice, cambió esa práctica despertó la molestia de los poderosos de la ciudad.

Sobre eso, Quintero Calle agregó en RCN Radio:

“Lo que hay detrás de esto, es un interés político y económico que lo convierten en estrategia política. […] Estamos enfrentando presiones políticas muy fuertes de quienes quieren recuperar la empresa a las malas. Nosotros estamos tomando las decisiones que hay que tomar y todos los canales han estado abiertos. La mayoría de los empresarios están con nosotros, la carta pública —que cuestiona su manejo en la ciudad— quiere mostrar la idea de que el empresariado está en contra del alcalde y no es verdad… Es un grupo asociado al GEA. Es una estrategia política”.

En ese contexto, llegó el comentario de Julio Sánchez Cristo, reprochándole al alcalde que no negocie con los empresarios y el Centro Democrático —que lideró la campaña contra un gerente—, cuando en el país se ha firmado hasta la paz:

(Lea también: Tener la “clínica Duque” en Medellín, idea que Daniel Quintero le cantó al presidente)

¿Qué pasa en EPM?

La empresa insignia de Antioquia ha cambiado de gerente varias veces en las últimas semanas. Según explicó el alcalde en las emisoras, Alejandro Calderón fue elegido por una empresa de cazatalentos que comprobó sus estudios y experiencia, y desmintió que fuera familiar suyo.

En RCN Radio, detalló: “Al gerente anterior lo aburrieron porque le hicieron una persecución que yo no había visto en mi vida, al punto que pudo demostrar con detalle que todo por lo que lo acusaron fue un montaje y su familia no aguantó y pidió que se fuera no solo de EPM sino de la ciudad. Se fueron intimidados, perseguidos y acosados”.

A Calderón lo relacionaron hasta con Panama Papers y él tuvo que salir a explicarlo todo. Según Quintero, demostró que todas las acusaciones eran falsas, pero que la presión contra él fue tanta que tuvo que apartarse del cargo por un acuerdo al que llegó con su familia.

Él lo considero “entendible, pues la familia está primero”, y por eso no juzgó la renuncia del gerente, que luego sería reemplazado por Jorge Andrés Carrillo, como se anunció este martes:

Sin embargo, este nombramiento tampoco ha estado exento de cuestionamientos de varios sectores en Medellín, que hablan de una posible inhabilidad y critican su fugaz selección.

Ante eso, la respuesta de la Alcaldía, según RCN Radio, es que existe un concepto del Consejo de Estado “que establece que quien haga parte de una junta o consejo directivo de determinada entidad, no está inhabilitado para asumir el máximo cargo en la misma, siempre y cuando renuncie a su participación en la junta“. El debate continúa.