Este tipo de operaciones debieron reactivarse ante el colapso hospitalario que atraviesa Medellín, con una ocupación de las UCI superior al 98 % durante la tercera ola de la pandemia.

Por eso, algunas aeronaves de la FAC están ayudando a hacer traslados de pacientes a otros puntos del país y descongestionar la red asistencial del departamento, presionada por el aumento en las cifras. Antioquia lleva varias semanas liderando la lista de contagios y muertes: solo hoy fueron 3.796 casos y 59 muertes.

Traslado aéreo de pacientes

Este 13 de abril fue programado un nuevo traslado, que inicialmente estaba dispuesto para 12 personas. Sin embargo, la mitad de ellas no fueron autorizadas para ingresar a estas UCI aéreas por sus delicadas condiciones de salud.

Las restantes fueron sometidas al proceso este martes. Las ambulancias con los seis pacientes en estado crítico llegaron al Comando Aéreo de Combate No.5 en Rionegro para iniciar un traslado aeromédico.

Al final, en el avión C-295 de la FAC partieron cinco. Uno de ellos no lo logró. La COVID-19, a pocos metros de la plataforma de despegue, le arrebató la vida.

“Lamentablemente tenemos que informar que hace contados instantes uno de los pacientes que estaba en espera en la ambulancia para ser trasladado a Bogotá falleció”, comunicó el comandante la víspera del vuelo que terminó con un sabor agridulce.

El equipo médico integrado por ocho miembros de la FAC, entre ellos un médico intensivista, un médico general, un biomédico y cuatro enfermeros de combate, lideró la operación que tuvo como destino a Bogotá, donde los pacientes serán internados en distintos centros hospitalarios.

(Lea también: Bogotá recibe pacientes graves de otras ciudades que están en crisis por COVID-19)

A su llegada a Rionegro, la tripulación y los especialistas iniciaron un minucioso proceso de preparación para preservar la vida de las personas a su cargo y protegerse de un contagio.

Máscaras, guantes, botas y trajes antifluido salieron de las maletas para el ciclo de alistamento que se vio interrumpido cuando uno de los pacientes sufrió complicaciones y requirió de atención especial antes de empezar a abordar en camillas y con asistencia respiratoria mecánica el avión. Ninguno en cápsulas de aislamiento individual.

En Medellín, actualmente hay más 200 personas en turno de espera para ser internadas por complicaciones asociadas al coronavirus y la ciudad apenas cuenta 16 camas disponibles de unidad de cuidados intensivos.

¿Cómo funcionan las UCI aéreas?

Para operar como pequeños hospitales en el aire, los aviones han sido dotados con equipos como ventilador mecánico, monitor de signos vitales, bombas de infusión, desfibrilador e insumos requeridos para la atención en una unidad de cuidados intensivos.

Desde el inicio de la pandemia, la FAC ha trasladado a más de 110 personas en helicópteros y aviones que usualmente son utilizados para operaciones militares o transportar dotación.

En esas tareas de ayuda durante la crisis del coronavirus los rescates y traslados han llevado a los equipos médicos desde el Amazonas hasta el Caribe colombiano, pero en los últimos días las aeronaves medicalizadas se han concentrado en salvar vidas en Santa Marta y en Medellín y sus municipios vecinos.

Pese a los riesgos que asumen en los traslados aeromédicos, ningún tripulante ha contagiado de COVID-19 durante las operaciones ni se ha reportado alguna una situación especial en el aire.

De los pacientes que lograron entrar a las “UCI aéreas” de la FAC “todos los hemos entregado vivos”, detalló el coronel Camilo Gómez Isaza, segundo comandante de esa base aérea.

Hasta que la situación hospitalaria no se estabilice y bajen los contagios, helicópteros y aviones seguirán alternando las operaciones militares con las misiones humanitarias.

Bajo esas condiciones, las medidas restrictivas en Antioquia continuarán con un nuevo confinamiento que iniciará el jueves y finalizará el lunes, además de limitaciones a la movilidad, toque de queda permanente en las noches y ley seca.