En la actualidad, la construcción que atraviesa al Río Magdalena y que unirá a Barranquilla con Ciénaga (Magdalena) completa un 85 % de avance.

El puente estaría listo para poner en servicio el próximo 31 de diciembre de 2019, explicó a Efe el director de la obra, ingeniero David Gutiérrez.

“En agosto completaremos el vano atirantado… a final de año haremos las obras complementarias y el 31 de diciembre lo entregaremos oficialmente al Instituto Nacional de Vías (Invias)”, dijo Gutiérrez.

El pasado 5 de mayo de 2018, el consorcio SES, en el que participa la española Sacyr, fue sancionado con 1.854 millones de pesos por las demoras que presentó la obra y el incumplimiento en su entrega, informó en su época El Heraldo.

Para la elaboración del puente se emplearán 33.000 toneladas de acero y 180.000 metros cúbicos de concreto que, según el ingeniero, equivalen a “cuatro veces y media la de la Torre Eiffel, de París”.

Al respecto, El Heraldo detalló que la unión total de la estructura está proyectada para julio de este año.

Además, que el comienzo de las pruebas de carga (fundamental para el funcionamiento de la obra) se realizará entre octubre y principios de diciembre.

“Se harán con el paso de aproximadamente 40 o 50 camiones y tractomulas por la estructura. Estarán en movimiento y estacionados, simulando el paso regular del tráfico automotor”, explicó el ingeniero a El Heraldo.

La obra contará con dos calzadas de tres carriles cada una, y el puente se convertirá en el más ancho de Latinoamérica.

También tendrá andenes peatonales y ciclorrutas en ambos lados y beneficiará la movilización de carga y pasajeros por el río Magdalena, ya que su altura permitirá el paso de embarcaciones de gran altura y calado hacia el interior del país.