La Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) tomó la decisión por falta de argumentos en 40 condiciones estipuladas que confirmen que no habrá afectaciones al ecosistema, informó Caracol Radio.

Una de las inconsistencias más importantes es que la ANI no explicó cuál será el impacto del proyecto en términos de emisiones de ruido, dice Caracol.

Además, que no hay soportes que afirmen que los humedales de la zona no sufrirán cambios, ni del manejo que se les daría a los residuos líquidos y sólidos que produzca la obra.

Finalmente, para la Anla hay dudas sobre el proceso de instalación de las redes de servicios públicos en el proyecto, puntualizó la emisora.

Ante estas insuficiencias en el planteamiento del proyecto El Dorado II, la ANI tiene la opción de radicar una nueva solicitud de licencia ambienta, siempre y cuando corrija las advertencias de la Anla.

El Gobierno tiene proyectado ejecutar la obra en 1.980 hectáreas entre los municipios de Madrid y Facatativa (Cundinamarca) con una inversión de 3,5 billones de pesos, destacó el medio.