El rango de los intereses quedó ahora entre 2,0% y 2,25%, lo que significa una rebaja de 25 puntos básicos, y la Fed prometió “actuar en forma apropiada para sostener la expansión” de la economía.

No obstante, dos de los integrantes del comité de política monetaria (FOMC) se opusieron a dar más estímulos a la economía y disintieron con la decisión.

La Fed anunció además el fin de su política conocida como “endurecimiento cuantitativo” (QT, por su sigla en inglés). Eso significa que la entidad dejará de reducir los enormes activos acumulados para apoyar a la economía durante la crisis financiera de 2008.

El hecho de que bajen las tasas de interés en Estados Unidos se traduce en un abaratamiento en los costos para pedir dinero prestado y que se favorezca la producción y el crecimiento económico. Sin embargo, se elevan las perspectivas para que aumente la inflación y se generen burbujas en otros mercados.

La decisión de la Fed es considerada popular porque permite que la economía se mantenga “caliente” y hay aumento en el consumo y un acceso mayor al crédito que podría beneficiar a familias con menores ingresos, explica Infobae.

Tras la decisión, hay que esperar la repercusión que pueda tener para la tasa de cambio y para otras economías que se derivan de la estadounidense.

Con información de AFP