El dato del penúltimo trimestre del año superó al del mismo periodo del año pasado cuando se ubicó en 2,7 %, según el Dane, el sector de actividades financieras y seguros jalonó la economía del país con un incremento de 8,2 %.

Al comercio al por mayor y al por menor, la reparación de vehículos y motos, alojamiento y servicio de comida también le fue muy bien, convirtiéndose en el segundo sector que más aportó con un crecimiento de 5,9 %.

“Tenemos unos niveles satisfactorios asociados con los crecimientos en las tasas de ocupación y una mayor demanda en el sector de comida”, dijo el director de la entidad, Juan Daniel Oviedo.

La agricultura, sector que había estado rezagado en los últimos trimestres, en este logró un repunte de 2,6 %, explicado principalmente por el buen momento que viven los cafeteros en materia de producción y por la expansión de la siembra de cultivos de arroz.

Las noticias no fueron buenas para la construcción, nuevamente el sector registró cifras negativas pese a haber tenido un leve aire de recuperación en el segundo trimestre del año; Oviedo justificó que aunque no se lograron buenos números en el segmento edificaciones, las obras civiles sí tuvieron crecimiento.

El Gobierno parece quedarse atrás en el cumplimiento de su meta de crecimiento de 3,6 % para este año y la cifra final podría acercarse más a la proyectada por el Banco de la República de 3,2 %.

“No la veo fácil, matemáticamente es difícil que la economía crezca al ritmo que espera el Gobierno, para esto el país tendría que crecer a tasas de 3,9 % y es complicado mientras tengamos importaciones tan altas”, comentó a Pulzo el gerente de la firma Raddar, Camilo Herrera.