El problema no solamente fue que algunas páginas de supermercados o almacenes de cadena no estuvieron listas a tiempo para vender sus productos, sino que además se presentaron demoras por el enorme flujo de gente que intentaba ingresar al mismo tiempo.

Así lo mostraron las denuncias de algunos usuarios de redes sociales, que compartían imágenes de los turnos que les habían tocado para comprar en sitios como el de la cadena Alkosto, que alcanzó a superar las 50.000 personas en cola, según pudo constatar Pulzo.

En esos momentos de colapso, la plataforma lució bloqueada y le decía a los usuarios que la fila se encontraba detenida por la desbordante demanda:

La necesidad de que las plataformas virtuales estuvieran disponibles para comprar en el último día sin IVA del año es crucial para evitar que las personas prefieran asistir personalmente a los puntos de venta, generando aglomeraciones en medio de la pandemia de COVID-19.

Hacia las 3 por fin bajó de 50.000 personas:

Cerca de las 4 de la madrugada la fila disminuyó a unos 30.000 personas, pero el sistema decía que faltaba por lo menos media hora más en la fila:

Eso sí, los memes y las bromas tampoco faltaron para animar la espera: