En Estados Unidos, una de cada cinco personas aceptó que ha ocultado una deuda, un saldo en tarjetas de crédito o ha tenido hábitos de compras compulsivas a escondidas de su pareja, según un estudio de la consultora estadounidense creditcards.com, citado por la BBC.

“Es mucha la gente que pone en riesgo la confianza en la pareja y su situación financiera”, dijo al medio Ted Rossman, analista a cargo de la investigación.

El estudio también reportó un aumento en esta tendencia porque los llamados ‘millennials’ (entre 18 y 37 años) “tienden a guardar más secretos que las generaciones anteriores”, señaló el medio internacional.

Incluso, el informe destacó que existen personas que crean un tipo de ahorro personal, sin contarle a su pareja, en caso de que la relación no funcione.

Para Rossman, cuando una persona actúa de esta forma, inconscientemente produce desconfianza en su relación y comete un error porque “es asumir que la relación puede fallar”, explicó a la BBC.

Además, si una persona esconde una tarjeta de crédito (práctica más común según el estudio) y ‘se cuelga’ en los pagos, los intereses incrementan de manera rápida y pueden llegar a desestabilizar su situación financiera y también arrastrar la deuda a la pareja, razón por la cual “las cosas pueden terminar en un desastre”, puntualizó la investigadora en la entrevista.