A pocas horas de que sea revelada la cifra de desempleo correspondiente a enero de 2021, hay sectores de la economía colombiana que no han logrado repuntar tras sufrir los efectos de la pandemia del coronavirus. 

(Vea también: No llaman ni para pasear perros: drama de joven que lleva 18 meses desempleado en Colombia).

Los sectores que, según el Dane, acapararon el 56 % de la contracción en la ocupación durante 2020 fueron: actividades artísticas y de entretenimiento; alojamiento y servicios de comida; comercio y reparación de vehículos. 

Expertos afirman que, si bien los estímulos del Gobierno para reactivar la productividad han ayudado, la economía en sí está muy golpeada y se requiere fortalecer todo el músculo financiero para que el empleo crezca a la par del Producto Interno Bruto.

“Lamentablemente, el crecimiento económico, que es determinante para las cifras de empleo, cerró muy mal el 2020. Por eso podemos decir que la recuperación va a ser todavía más lenta de lo que todos esperábamos”, le explicó a Pulzo Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.

El académico añade que, para el caso de los sectores de turismo, gastronomía y servicios, la recuperación tenderá a ser más tardía por el estado de convalecencia en que están las finanzas colombianas.

“Las políticas que se han implementado para combatir el desempleo no han sido del todo confiables. Y, la verdad, creo que la recuperación en enero no va a representarse tanto en el mejoramiento del empleo”, añadió.

En diálogo con Pulzo, Paula Cortés Calle, presidente de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), resaltó que, según el Dane, hay entre 9.000 y 12.000 nuevos desempleados provenientes de agencias de viajes.

“Por eso le solicitamos al Congreso de la República la ampliación del Paef, que ha sido de gran ayuda para este sector”, afirmó.

Otro sector duramente golpeado es el de los gastrobares (que se enmarca en gastronomía, servicios y entretenimiento). Recientemente, empresarios y dueños de estos negocios protestaron por la prohibición para funcionar que les impuso la Alcaldía de Bogotá. 

Se estima que más de 20.000 personas estarían cesando sus actividades laborales con esta restricción, según  Alejandro Valenzuela, representante del sector, quien, afirma, ha tenido que cerrar dos establecimientos.