A pesar de que La Churrasquería reabrió sus puertas el pasado mes de noviembre —con todo y las difíciles condiciones financieras derivadas de la pandemia— su dueño, Anderson Urrego, dice que, ante las medidas implementadas por la Alcaldía, la condición de su negocio es tan compleja como cuando comenzó la crisis sanitaria.

“Estoy en rojo, tuve que sacar en medio de la crisis a la mitad del personal, es como si el ciclo de hace un año se repitiera”, anotó el empresario, en el diario La República.

La Churrasquería tuvo que hacer de todo para sobrevivir al primer año de la pandemia por COVID-19. De hecho, prescindió de su inmobiliario y tuvo que fiarse de los domicilios como parte vital de su negocio.

No obstante, con el tercer pico, el dueño del restaurante sintió una regresión en el tiempo.

La Churrasquería abre por abrir ante crisis por coronavirus, dice su dueño

“Estamos como hace un año, tratando de negociar con los propietarios cánones de arriendo, porque realmente las ventas bajaron muchísimo”, agregó el empresario en el diario económico.

Y es que durante los días en que la Alcaldía implementó el modelo de 4×3, donde se permitió la apertura de los restaurantes de lunes a jueves, las ventas no fluyeron.

“Estoy abriendo entre semana solo por abrir, no estoy vendiendo nada”, anotó en ese medio.

Encima, Urrego señaló que los auxilios que recibió fueron prácticamente nulos en temas como el subsidio a la nómina.

He tocado puertas como las de Bancoldex, pero nunca recibí una respuesta positiva”, concluyó.