La funcionaria destacó en El Tiempo que la pobreza multidimensional, la monetaria y la extrema están aumentando en este momento debido a la crisis económica por la que atraviesa la ciudad por el coronavirus, y mencionó que aunque no se puede saber cómo quedará todo cuando pase la emergencia, el Distrito está analizando diferentes alternativas para, por lo menos, mitigar un poco el impacto en el bolsillo de los bogotanos.

“Esto tiene que ver con el tema de aumento de desempleo y desigualdad. Los retos que tenemos ahora son enormes, pero la tranquilidad que podemos tener es que nos estamos reinventando y no por eso no le estamos colocando la cara el problema”, destacó Navarro en el diario.

Sobre las jornadas de manifestaciones en diferentes localidades de la capital en las que las personas reclaman mayor atención de la Alcaldía y ayudas en medio de la cuarentena, Narravo fue enfática en el rotativo en que aunque la protesta es un derecho fundamental, es absurdo que estén pidiendo mercados pero no los dejen pasar por estar bloqueando las vías de acceso a los barrios donde se están entregando.

Mencionó además que de los 73.000 hogares que tiene el Distrito en el radar para la entrega de ayudas, hasta el momento se han atendido 40.000: es decir, algo más del 50 %. “Todos los días nos tenemos que reinventar, tenemos que dar más comida; la idea es que las personas que ya recibieron canasta pasen a la base maestra para recibir transferencia monetaria”, concluyó la secretaria en el medio.