Motoa resaltó que la reapertura de los centros comerciales del país se haría partiendo de las condiciones de vigilancia y control para evitar la propagación del coronavirus, que ya están funcionando en estos establecimientos que tienen abiertas sus puertas para que los colombianos puedan acceder a supermercados, bancos o droguerías.

La propuesta, que ya fue presentada ante el Ministerio de Industria y Comercio, y el Ministerio de Salud, no incluye la apertura de salas de cine, plazoletas de comida o zonas de juegos infantiles, agregó el senador.

“Teniendo en cuenta la seguridad que presentan los centros comerciales, donde hay vigilantes y cámaras de seguridad y cómo exigir a los usuarios que cumplan las normas de protección (uso de máscaras, tapabocas, guantes, de ser necesario), los centros comerciales podrían habilitarse en los próximos días”, manifestó Motoa.

El congresista resaltó que en Colombia existen alrededor de 250 complejos comerciales, y cada uno de ellos genera cerca de 750 empleos directos, lo que implica que alrededor de 300.000 familias se verían beneficiadas con esta opción en medio de la crisis económica por la pandemia del COVID-19.

De acuerdo con la Asociación Colombiana de Centros Comerciales, ​debido a la situación actual más de 37.000 locales están cerrados, ​lo cual equivale al ​91% ​del total de centros comerciales del país. “Los servicios más afectados son el de ​vestuario y calzado (-86,8%), servicios de esparcimiento (-64,1%) y artículos escolares (-35%)”, añadió Motoa.