El monto inicial exigido por Carlos Collins era de 115 mil millones de pesos. Sin embargo, luego de varias pruebas técnicas y de inspeccionar el Túnel, el tribunal consideró que solo se deben pagar 30 mil millones y la actualización correspondiente; según Caracol Radio, este equivale a menos de la tercera parte de lo que pedía el constructor.

La disputa surgió en 2014, cuando la Unión Temporal Segundo Centenario, que estaba representada por Collins, demandó al Invías y exigió la diferencia en precios de un material que se usó en la construcción del Túnel, que aún sigue sin terminarse.

El artículo continúa abajo

Sobre la decisión del tribunal, el constructor aseguró al diario La República que siente que no le reconocieron lo justo, pero se comprometió a respetar la decisión (que no tiene segunda instancia).

El tribunal de arbitramiento asumió el caso en Nueva York.