Así lo informó esa cartera este miércoles y enfatizó en que la decisión se toma luego de diálogos con la sociedad civil, la academia y la industria.

La medida, que entrará a regir el año entrante, consiste en una propuesta basada en una evidencia para el etiquetado nutricional de los alimentos envasados para el consumo humano en el país.

“El principal objetivo es que la información nutricional que está en la etiqueta se presente de forma clara y comprensible para el consumidor. Así como evolucionar el marco normativo actual, pasando de acciones voluntarias a obligatorias”, señaló el Minsalud en un comunicado.

Estas son las imágenes del sello frontal de advertencia del envase y/o etiqueta de los alimentos que publicó el Ministerio:

Minsalud.

Pero, ¿cuáles serían las características del sello? Será monocromático con reporte de alto en azúcares añadidos, sodio y grasas saturadas.

“Con esta propuesta se busca también rediseñar la tabla nutricional haciéndola más simple, así como el aumento de su tamaño para facilitar su lectura. Es necesario además presentar el contenido de nutrientes por 100 gramos o 100 mililitros y por porción”, describe el Ministerio.

La idea es que la medida se implemente en mayo de 2021 y comience a ser obligatoria en noviembre de 2022.