Y es que, según destacó en Blu Radio, la capacidad textilera del país “no alcanzaría nunca” a cubrir ni siquiera el 30 % de la demanda, no solo en esta materia, sino en muchos otros productos, por lo que las empresas se ven obligadas a traer materias primas desde el exterior.

“De todo lo que ustedes compran, sino es el 100 %, el 70 % tiene telas importadas, pero es porque no las produce el país, porque su capacidad no le da”, enfatizó el reconocido empresario colombiano en la emisora.

Arturo Calle indicó en el medio que a pesar de que Coltejer y Fabricato fueron grandes empresas productoras de textiles en el país, “desgraciadamente” hoy en día esas tienen muy poco personal y muy poco producto para ofrecerle a los 50 millones de colombianos. “Las adoro, comencé con ellas y me dieron la mano, pero no les alcanza”.

El empresario resaltó en la emisora que el día que se dejen de importar telas al país, no solo se pararía la industria de la confección, sino que se frenaría todo el comercio.

“Así de sencillo. En ese orden de ideas entonces nadie debería volver a comer papas, porque esas tienen fungicidas importados, al igual que otro otros productos”, concluyó Arturo Calle en Blu Radio.