El 1-2 sufrido en el Juventus Stadium supuso un fracaso económico y deportivo para el conjunto turinés, que no gana la Copa de Europa desde 1996, y tras hundirse a primera hora de esta mañana, sus acciones registraron unas pérdidas del 15 % este mediodía.

Estos resultados negativos se deben, según los analistas, a la insuficiente prestación del martes, cuando el Ajax dominó el partido y selló el pase para unas históricas semifinales de la Liga de Campeones.

En cambio, en Ámsterdam, la acción del Ajax estaba disparada, ganando un 8,46%, en un mercado que progresaba por un corto 0,23%.

El conjunto holandés jugará en quince días su primera semifinal de Liga de Campeones desde 1997. Su capitán, Matthijs De Ligt, ni siquiera había nacido ese año.

La Juventus no gana el máximo torneo europeo desde 1996, y desde entonces ha perdido cinco finales de la Liga de Campeones. La inesperada eliminación ante el Ajax empaña una temporada en la que tiene muy cerca conquistar su octava liga italiana consecutiva, algo que logrará este mismo sábado si suma al menos un punto ante la Fiorentina.

La acción de la Juventus había batido el lunes su récord de clausura, en la víspera de la vuelta de cuartos de final ante el Ajax, alzándose hasta una cotización de 1.706 euros. Su anterior récord en el cierre había sido el 19 de septiembre, con 1.672 euros.

La Juventus, que el pasado verano invirtió 112 millones de euros para fichar al portugués Cristiano Ronaldo, al que paga un sueldo de 60 millones brutos por año, se despidió de la máxima competición continental, el principal objetivo de su temporada, por la puerta de atrás.