A partir del 18 de febrero, Air Canada suspenderá sus rutas internacionales hacia seis destinos, incluyendo el aeropuerto El Dorado de Bogotá.

Además, también dejará de ir a Dublín, Irlanda; Sao Paulo, Brasil; Dubái, Emiratos Árabes; Tel Aviv, Israel, y Hong Kong.

La suspensión también se extiende a ocho lugares en Estados Unidos; desde Toronto, Montreal y Vancouver, hacia Fort Myers, Boston, Washington-Reagan, Denver y LaGuardia.

“Lamentablemente (…) también reducirá temporalmente su plantilla sindicalizada en 1.500 empleados y un número aún no determinado de empleados de su equipo directivo”, dijo la compañía en un comunicado.

La aerolínea afirma que se pondrá en contacto con sus clientes cuyas reservas se vean afectadas “para ofrecerles diversas opciones, incluyendo rutas alternativas”.

Este es un nuevo golpe para los empleados de Air Canada, que ya había anunciado en enero unos 1.900 despidos tras las nuevas restricciones a los viajes impuestas por el gobierno canadiense para frenar la propagación del coronavirus causante del COVID-19.

A finales de enero, Air Canada y otras tres aerolíneas canadienses también suspendieron, a petición de Ottawa, los vuelos entre Canadá y los “destinos del sol”, el Caribe y México, hasta el 30 de abril.

A partir del 15 de febrero, el gobierno canadiense también impondrá una prueba PCR obligatoria y una cuarentena de tres días “a su cargo” para los viajeros que lleguen a Canadá mientras esperan los resultados.