Atlético Nacional inició el partido de este miércoles con tanta vehemencia que estuvo cerca de anotar dos goles en los primeros 10 minutos. Solo el cabezazo de Hernán Barcos al minuto 4 se tradujo en gol. El delantero argentino pudo ampliar el marcador poco después, pero el vertical izquierdo del arco brasileño frustró su deseo de poner el 2-0 en el marcador.

Ese palo también representó el fin del feroz inicio de partido que tuvo Nacional. A partir de ese momento las cargas se equilibraron entre colombianos y brasileños, y el pasar de los minutos llenó de confianza a un Fluminense que llegó con una ventaja amplia al estadio Atanasio Girardot.

Nacional no tuvo precisión en el resto del partido para poner en peligro la clasificación brasileña a los octavos de final de ‘la otra mitad de la gloria’. El 1 a 0 dejó el marcador global 4 a 2 a favor de los de Río de Janeiro.

Los dirigidos por el entrenador interino Alejandro Restrepo se despidieron más rápido de lo pensado del certamen continental, en el que fueron subcampeones en 2016. Ahora a los verdolagas no les queda otro remedio que concentrarse de lleno en el remate de los cuadrangulares finales de la Liga Águila ya que si ganan los dos partidos que les faltan, tienen buenas oportunidades de avanzar a la gran final.

Nacional se medirá este domingo ante el Deportes Tolima, en Ibagué. Los ‘pijaos’ llegan con 6 puntos en la tabla de posiciones, mientras que los paisas tienen 4.