La Dimayor explicó en un comunicado que los equipos realizan las pruebas para detectar la enfermedad y que en aras de cumplir con los protocolos a los equipos Unión Magdalena, de la B, y al Deportes Tolima, de la A, se les ordenó hacer “contramuestras de las pruebas PCR”.

La información agrega que los “samarios” no tuvieron casos positivos después de esa segunda comprobación, mientras que “el conjunto ibaguereño bajó el número de contagiados de 20 a 7 jugadores, teniendo a su disposición 22 futbolistas para cumplir con el compromiso de este viernes, por la fecha 9 de la Liga” frente al Atlético Nacional.

Esto fue considerado suficiente para autorizar el partido, pero el club ‘pijao’ se manifestó en desacuerdo y sostuvo que jugará “bajo protesta”, señalando que cree inconveniente empeñar jugadores que en menos de 24 horas dieron positvo en unas pruebas, pese a que después dieron negativo en otras.

El periodista Julián Capera publicó un listado de jugadores que serían los infectados y no viajarán a la capital antioqueña:

Horas antes el entrenador de Nacional, Juan Carlos Osorio, manifestó la intención de dar tiempo a los tolimenses para que pudieran contar con todos sus jugadores para este encuentro. “Nos gustaría dar el tiempo necesario para que se recuperen y jugar este partido tan importante para el fútbol colombiano, cuando el Tolima esté en 100 % de condiciones y con todos jugadores aptos para competir”, dijo Osorio.

El estratega recalcó que lo más importante es el cuidado de la salud de la gente y reconoció la transparencia del Tolima al informar de los contagios a su equipo y a la Dimayor: “En nombre de Atlético Nacional queremos reconocer al Tolima su transparencia y queremos valorar por encima de todas las cosas la responsabilidad social que ha mostrado por el club de dejar saber que desafortunadamente, porque a cualquiera le puede pasar, incluso a nosotros, están perjudicados por el contagio”, apostilló el estratega.

Esta fue la queja del equipo tolimense: