Marroquín llevó al combinado patrio por primera vez a un Mundial Sub-20, el de 1985 en la Unión Soviética, a donde fue con hombres como René Higuita, Eduardo Niño, John Jairo Tréllez, Orlando ‘Pony’ Maturana, John Edison Castaño, Wilmer Cabrera, entre otros.

Su labor sirvió de base para la generación que posteriormente asistió con la Selección Colombia de mayores a las Copas del Mundo de Italia 90, Estados Unidos 94 y Francia 98.

Su trabajo es reconocido por muchos como una ‘revolución’ a partir de la que el fútbol nacional tomó otro rumbo y empezó su despegue a nivel internacional.

Esta partida se une a la de grandes entrenadores que hicieron historia en Colombia y que recientemente han dicho adiós; entre ellos, Gabriel Ochoa Uribe y el serbio Vladimir Popovic.

Así fue informado su fallecimiento: