Nairo Quintana sufrió en la etapa 13 su tercera caída en lo transcurrido del Tour de Francia. Esta fue la que más consecuencias negativas trajo para su cuerpo, teniendo en cuenta que en la de la primera jornada no le dejó malestares y la de la décima etapa solo terminó en un golpe fuerte en la cola.

El equipo Arkea confirmó que el boyacense terminó el día con contusiones en ambas rodillas y los dos codos. De todas maneras, esa situación no privó a Nairo de terminar la etapa compitiendo hasta el último kilómetro con sus rivales por el podio de la carrera.

El boyacense perdió 40 segundos con los eslovenos Primoz Roglic y Tadej Pogacar, pero logró mantenerse en el quinto puesto de la clasificación general, a un minuto y 12 segundos del líder.

Nairo pudo terminar mucho mejor que el francés Romain Bardet, quien se cayó junto a él cuando faltaban unos 90 kilómetros para la meta y perdió cerca de más de dos minutos con los mejores.

Quintana deberá cuidarse bastante en la etapa de este sábado y rogar para que sus dolencias queden atrás para la del domingo, una de las jornadas más importantes de todo el Tour de Francia por su final en alto en el Grand Colombier y su paso por otros dos puertos de montaña de alta exigencia.