“Noche triste. Falleció nuestro presidente Danilson. Que Dios lo reciba, gracias por todo lo que hizo por nuestro Nacional”, escribió la escuadra en su cuenta oficial en Facebook.

De Oliveira murió “víctima de puñaladas de una persona que ya fue detenida“, indicó la alcaldía del municipio de Rolandia, en el estado de Paraná (sur de Brasil), donde el club tiene su sede, en un mensaje en la misma red social.

El presidente del Nacional Atlético Clube alcanzó a ser trasladado al Hospital del Corazón de Londrina, donde le practicaron un “procedimiento de emergencia con el equipo de cirugía torácica”, pero posteriormente falleció, indicó el centro médico en un comunicado enviado este jueves a la AFP.

El capturado por este hecho que enluta el fútbol fue identificado por las autoridades como Vinicius Henrique Corsini da Silva, de 20 años, que empezó su carrera como mediocampista en el onceno que presidía De Oliveira, aunque actualmente estaba sin equipo.

El deportista confesó la autoría del crimen, sostuvo más tarde la policía de Rolandia. En el momento de la detención, aseguró haber tenido desencuentros con el directivo cuando jugó para el Nacional Atlético Clube y reclamó una deuda de 7.000 reales (unos 1.300 dólares), según medios locales.

Pero un comisario de la policía de Rolandia, Marcos Rubira, descartó esa versión y señaló que el volante les dijo que se había molestado porque supuestamente el directivo estaba flirteando con su madre.

Eso “habría despertado en él un sentimiento negativo“, afirmó Rubira en declaraciones recogidas por varios medios.

La alcaldía de Rolandia decretó luto oficial por el deceso de De Oliveira, un empresario que dirigió durante 20 años a Nacional Atlético Clube y que fue concejal y vicealcalde del municipio.