En los seguidores del fútbol femenino colombiano generó bastante malestar ver que el clásico entre Millonarios y Santa Fe de la semana pasada se disputó en el municipio de Mosquera, en una cancha que estaba en muy malas condiciones para un partido profesional.

Varias jugadoras del país se quejaron de que a los equipos bogotanos no les quedó otro remedio que jugar en ese municipio de Cundinamarca porque el alquiler del estadio El Campín era igual de caro que para los partidos de la liga masculina.

La alcaldía de Bogotá atendió el reclamo de las deportistas y este lunes confirmó que, a partir de ahora, los equipos bogotanos de fútbol femenino podrán usar el estadio de la capital sin tener que pagar un solo peso de alquiler.

El Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) asumirá los costos habituales que se desprenden del funcionamiento del escenario deportivo, al que no pueden asistir todavía aficionados por la emergencia sanitaria que vive el país por cuenta de la pandemia de coronavirus.

La liga femenina transcurre con normalidad desde hace dos semanas y ya se llevaron a cabo sus tres primeras jornadas. De acá a fin de año las futbolistas del país tendrán acción en la cancha, buscando el equipo campeón de la cuarta edición del torneo.

Así fue como el IDRD dio la buena noticia que esperaban las protagonistas y seguidores del balompié femenino en la capital del país: