Por ello, la organización del Tour decidió tomar los tiempos de diferencia al paso del puerto de fuera de categoría Col de L’iseran y no darle la víctoria de la fracción.

El curso del día ha finalizado debido a condiciones climáticas adversas, los horarios de los pasajeros se han tomado en Col de l’Iseran”, escribió el Tour en su cuenta oficial de Twitter.

Según el ‘race center’ del Tour de Francia, Egan, que bonificó 8′ por ganar el puerto, le sacó 2’07” a Alaphilippe y en la general lo aventaja por 45 segundos. Mientras que Thomas queda tercero a 1’03”, mientras Kruijswijk será cuarto a 1’15’‘.

Solo la tormenta de granizo que destrozó la carretera en Val D’Isere, a 22 kilómetros de la meta de Tignes, pudo parar al colombiano Egan Bernal, quien marchaba desatado, solo, desde las pendientes del Iseran hacía el maillot amarillo del Tour.

La naturaleza detuvo el ataqué demoledor del joven de 22 años, que reventó la etapa y el Tour en la montaña más alta de la presente edición, por cuya cima pasó volando con 59 segundos sobre el grupo con todos los hombres de la general menos el líder, Julian Alaphilippe, que lo hizo a 2’08’’.

En pleno descenso se encendieron las alarmas de seguridad. La carretera quedaba inutilizada por una tormenta de granizo. La organización dio por terminada la decimonovena que empezó en Saint Jean de Maurienne y debía terminar en la estación de Tignes en la cima del Iseran. Bernal se convirtió en ganador de la etapa y nuevo maillot amarillo.

Este sábado la penúltima etapa se correrá en los Alpes antes de conocer el podio definitivo entre Albertville y Val Thorens, de 130 kilómetros. Tres puertos, el último de categoría especial conduce a meta tras un ascenso de 33 kilómetros al 5,5 por ciento.