“Esto comienza fuerte, yo tenía probablemente 21 años”, respondió Armstrong a la periodista Marina Zenovich, que le preguntó en el documental a cuándo se remonta su primera experiencia de dopaje.

Este intercambio de palabras aparece en una promoción de 90 segundos, hecha pública el lunes, de un documental en dos partes bautizado ‘Lance’, que será difundido por ESPN en Estados Unidos el 24 y el 31 de mayo.

En este anuncio, donde varios excompañeros de Armstrong en el US Postal, como Tyler Hamilton y George Hincapie, responden a la misma pregunta sobre su primera experiencia de dopaje, el texano, que en la actualidad tiene 48 años, precisa que hay “varias formas de definir el dopaje”.

“La forma más fácil, es decir que no es respetar las reglas. ¿Recibíamos inyecciones de vitaminas y otras cosas así antes (de tener 21 años)? Sí, pero no era ilegal. ¿Preguntaba siempre lo que se me daba? Siempre supe lo que había en las inyecciones y fui siempre yo el que tomé la decisión”, explicó.

“Nadie me dijo ‘no preguntes, te damos esto y ya está’. Nunca habría aceptado eso. Me informé, y fue un paso que di”, señaló Armstrong.

El estadounidense, que fue el rey del ciclismo profesional en los años 2000, ganó siete ediciones consecutivas del Tour de Francia de 1999 a 2005.

Pero el antiguo líder de los equipos US Postal y Discovery Channel fue desposeído de sus victorias tras haber sido suspendido de por vida en 2012 tras una investigación abierta por la Agencia Estadounidense Antidopaje (Usada), que estableció que estaba al frente del “sistema de dopaje más sofisticado, más profesional y más eficaz de la historia del deporte”.

En 2013, reconoció haberse dopado a partir de 1996 en una entrevista muy seguida, acordada a la estrella de la televisión estadounidense Oprah Winfrey.

Aunque comenzó a doparse a las 21 años, por tanto en 1992 o en 1993, lo que podría poner sombras en su título mundial conquistado en 1993 en Oslo.