De acuerdo con el diario The Sun, el hecho ocurrió en la madrugada de este domingo en el ‘pub’ Chinawhite y el volante del Chelsea, cedido para esta temporada al Burnley, fue atacado por 6 personas, luego de una larga noche de tragos.

El futbolista inglés fue escuchado gritándole a Kgosi Ntlhe, defensa del Scunthorpe United de segunda división: “No me importa, amigo, ella viene a casa conmigo”, hablando de la novia del sudafricano, detalla el rotativo británico.

Por ello, los deportistas profesiones se enzarzaron en una discusión, por lo que un par de minutos después Drinkwater fue expulsado por los agentes de seguridad del Chinawhite.

Ya afuera, un grupo de 6 borrachos lo atacaron con un “objeto contundente” e incluso se abalanzaron contra uno de sus tobillos y gritaban: “Rómpele las piernas”.

En un momento estaba acurrucado en el suelo, ya que repetidamente saltaban sobre su tobillo y gritaban: ‘Rómpanle las piernas’… Sabían que era una estrella de la Premier League y que era su medio de vida. Había sangre por todas partes, todo fue increíblemente desagradable”, dijo un testigo de la brutal agresión a The Sun.

La paliza por querer seducir a la pareja de un colega lo dejara mínimo un mes por fuera de las canchas al sufrir un desgarro en uno de sus tobillos, además de los tremendos moretones en su cara, hombros y brazos, explica ese diario.

La policía de Manchester no fue llamada por el incidente y Drinkwater tampoco denunció lo sucedido. Según The Sun, un amigo suyo, que se cree es un compañero suyo del Burnley, logró levantarlo del pavimento y subirlo en un taxi.

Una fuente cercana al centrocampista le dijo al rotativo británico: “Danny estaba celebrando el cumpleaños de un amigo y, según admitió, se emborrachó increíblemente. Está decepcionado a lo grande. Estaba extremadamente borracho”.