En el minuto 62 de la contienda, el mediocampista del Bate, Pavel Nekhajchik metió el inesperado tanto en un cobro de tiro de esquina desde el costado izquierdo. 

El resultado final del encuentro fue una victoria 3-0 del equipo de la ciudad de Borisov contra la escuadra de Minsk (capital de Bielorrusia). 

En ese país de Europa Oriental el fútbol y otras actividades cotidianas de la sociedad no se han visto interrumpidas a pesar de la pandemia global 

Esto se debe a la “política negacionista” del presidente Aleksander Lukashenko, quien minimizó el impacto del COVID-19 en esa nación afirmando que es “una psicosis de Occidente” y que lo mejor contra el coronavirus es “el hockey, beber vodka, tomar saunas y trabajar con un tractor en el campo”, indicó el diario El País.

“La vida en Bielorrusia continúa con normalidad. Entrenamos en grupo y sin ninguna restricción, como hace unos meses. La gente todavía va a las cafeterías, a los restaurantes y a los estadios de fútbol”, dijo en entrevista con el diario Marca el técnico español del Dynamo Brest, David Deogracia.   

De acuerdo con el recuento del Centro de Sistemas, Ciencia e Ingeniería (CSSE) de la Universidad Johns Hopkins (EE. UU.), en el país europeo, se registran 2.578 contagiados y 26 muertes por coronavirus. 

Esta fue la anotación olímpica en la polémica liga de Bielorrusia: