Nairo Quintana se cayó, tuvo dificultad para caminar unos metros y recibió la ayuda de su hermano Dayer, quien le cedió su bicicleta para que retomara su marcha lo más rápido posible. Lo que jugó en contra del colombiano fue que, por el intenso viento que se está viviendo esta semana en Francia, en el pelotón de los favoritos se formaron varios abanicos producto del ritmo fuerte que impusieron los especialistas en esas condiciones climáticas.

El líder del equipo Arkea perdió terreno con sus rivales directos por el título de la competencia, en la que fue segundo al año pasado: Thibaut Pinot, Vincenzo Nibali y su compatriota Sergio Higuita. La caída en la segunda etapa dejó a Nairo casi que sin posibilidades de pelear la clasificación general ya que la carrera es de una semana y en ella solo hay una etapa con final en alto.

Quintana cruzó la meta a un minuto y 27 segundos del pelotón, junto a otro candidato que había sacado 18 segundos de ventaja en la primera meta, pero que la perdió bastante rápido: Julian Alaphilippe. Ahora el boyacense está en el puesto 26 de la clasificación general, a un minuto y 50 segundos del líder.

A diferencia de Nairo, el campeón nacional colombiano, Sergio Higuita, superó las dos primeras jornadas con un muy buen rendimiento y está bien perfilado para disputar el título de la competencia francesa. De hecho, el paisa bonificó dos segundos este lunes en un ‘sprint’ intermedio, figuró en el embalaje final por la victoria de etapa y ya es cuarto en la general, a tan solo 23 segundos del liderato.

La París-Niza se definirá en la contrarreloj individual de 15 kilómetros que se llevará a cabo en la etapa 4 y en las dos jornadas finales con montaña.