En esa red social, Eduardo Pimentel insinuó que la liga colombiana está manejada por “el que ponga más plata”, e incluso se atrevió a decir que “hoy los resultados en el futbol los mandan y los deciden las apuestas”.

El dirigente no perdonó las decisiones arbitrales, particularmente lo que él considera un “penalti descarado” que no pitó el central Luis Sánchez. Pero además cuestionó que la paridad del elenco santandereano llegara cuando el tiempo reglamentario ya se había terminado, aunque se habían decretado 5 minutos de adición.

Con calificativos y expresiones bastante subidas de tono, Pimentel arremetió en Twitter no solo contra las “exabruptos arbitrales” que, a su juicio, ya se volvieron costumbre en el fútbol colombiano. En sus críticas también incluyó a medios de comunicación, periodistas y hasta al reglamento “que no permite el derecho público y universal a la protesta a propietarios, presidentes  o dirigentes” como él.

Y en medio de sus quejas, ofreció, en esa red social, “50 millones de recompensa” a quien le entregue pruebas “para poder saber a ciencia cierta lo que está pasando”.

Finalmente, el exjugador de la selección colombiana trinó contra la comisión arbitral por su decisión de designar a Luis Sánchez como juez en este partido que hundió más al equipo boyacense en la tabla del descenso de la liga Betplay.

Un video que circula en redes sociales muestra el momento en que un enfurecido Pimentel invade la cancha del estadio La Independencia, en Tunja, para, al parecer, hacerle el reclamo a Sánchez una vez finalizado el juego.

Boyacá Chicó, club recién ascendido a la primera división de la liga colombiana, se ubica en la casilla número 18 de la tabla de clasificación con 5 puntos.