El atleta colombiano renunció a participar en la prueba como protesta por la mala señalización de una salida nula, que hizo correr al atleta colombiano unos 200 metros de manera innecesaria.

Un esfuerzo que fue el doble en el caso del atleta de Barbados Jonathan Jones, que completó la vuelta a la pista, al no escuchar, como él mismo explicó con sus gestos, las advertencias de los jueces que le indicaban la salida nula.

Y es que tanto Zambrano, como Jones o el italiano Davide Re, que sí decidió correr pese a completar más de un centenar de metros tras la primera y fallida salida, se quejaron de que los jueces no advirtieron de forma clara y contundente de la nulidad de la salida.

Renuncias que dejaron la prueba con tan sólo seis atletas, entre los que fue el mejor el bahameño Steven Gardiner, que se impuso con un tiempo de 44.51 al cataría Abderrahman Samba, el especialista en 400 vallas, que ocupó el segundo puesto con un crono de 45.00 segundos.