La información la publicó un medio español al divulgar las transcripciones de varias llamadas del expresidente del club ‘culé’ Sandro Rosell en el que aparentemente aceptaba que consiguieron el órgano en el mercado negro e inventaron una historia en la que aseguraron que el donante vivo era un primo del exfutbolista.

La Fundación Eric Abidal, en su nombre y en la del propio jugador, ya había informado que “todo el proceso relativo” al trasplante “se adecuó a los procedimientos y protocolos establecidos”, y mediante un comunicado desmintió “categóricamente” supuestas irregularidades en el tratamiento de la enfermedad.

“La Fundación Eric Abidal lamenta que se ponga en duda la honorabilidad de todos los implicados en el proceso, a quienes Eric Abidal les profesa una gran admiración y un enorme agradecimiento, en especial al donante, su primo Gerard”, agrega el texto remitido a la agencia EFE.

El artículo continúa abajo

En el mismo sentido, el mismo jugador se pronunció en las últimas horas pidiendo que se respetara la honorabilidad de su primo y señaló que estaba verdaderamente agradecido con él por salvar su vida.

Abidal agregó que siguieron todos los protocolos con la documentación médica necesaria.

Estos fueron sus trinos: