La reconocida modelo, que está abriendo puertas en Hollywood, aseguró en una entrevista con Pulzo que lo peor que puede hacer una mujer es intentar cambiar a su pareja, lo que sí se puede hacer es despertar sus más bajos instintos.

Cuando el hombre es muy tímido, la mujer deberá sacar todo su arsenal sensual para que el se divierta. Uno de los trucos básicos es jugar con sus sentidos: usar prendas provocadoras, sentarse sobre sus piernas y hablarle al oído.

Conquistar su lado erótico sin querer cambiarlo hará que todos sus neurotransmisores estén muy activos; ella podrá usar un disfraz y deberá meterse en el personaje. La colegiala o de mucama son ‘la vieja confiable’, aunque suenan cliché son los que más atraen al público masculino.

Con estos simples pero efectivos juegos es más sencillo que él se libere de sus miedos y se vuelva más atrevido; el deseo terminará opacando por completo su timidez.