Varios estudios han sido recogidos durante años en diferentes artículos, en los que se destaca el impacto positivo que tienen los encuentros sexuales en la salud de los individuos.

Hace un tiempo fue el portal Muy interesante el que destacó una investigación de la universidad de Wilkes Pennsylvania que asegura que tener sexo entre una y dos veces a la semana “eleva los niveles de ciertos anticuerpos en comparación con los que lo hacen con menos frecuencia”.

En 2018, El Comercio fue el que reseñó el estudio de la Universidad de Indiana que indica que “El sexo regular contribuye a un mejor sistema inmunológico, combate las enfermedades comunes, como los resfriados”, además de que “ayuda a disminuir la presión arterial y reduce el riesgo de ataques cardíacos”.

Más recientemente, Blu Radio citó otro estudio, pero del departamento de psicología médica de la Clínica Universitaria de Essen, en Alemania, que indica que, específicamente, “los orgasmos elevan los niveles de dopamina y oxitocina, componentes químicos que estimulan al sistema inmunológico y lo fortalecen a la hora de combatir amenazas externas como virus”.

Así las cosas, además de lavarse bien las manos, estaría bien que comenzara a tener encuentros sexuales más frecuentes.