Con el título ‘Carbonara de tomate ahumado’, la receta publicada en la sección ‘Cooking’ del rotativo estadounidense ha sido comentada en Italia por medios especializados, chefs y hasta la confederación de cultivadores.

(Le puede interesar esta receta de El Espectador: Receta: Ingredientes y cómo preparar arroz con pollo colombiano)

Pese a que el autor explica que introdujo “tomates ahumados” en la carbonara, porque le dan un toque especial a la receta, las quejas y reclamos han llovido contra una novedad que profana una de las recetas de la tradición italiana, que incluye “guanciale” (mejilla de cerdo), en vez de tocino, queso “pecorino” (queso de oveja) y huevo.

Entre los más molestos con la innovación figura el popular director y actor de cine Carlo Verdone, que aseguró a una página especializada de cocina que se ha creado “un pastel” en vez de un plato de pasta.

Para los que no son tan puristas, se trata de una invención muy estadounidense y un síntoma de la evolución constante de la cocina en el mundo.

El heredero del célebre restaurante de Roma L’antica Pesa, Francesco Panella, con restaurantes también en Nueva York, aseguró que hay que defender la receta original de la carbonara, “porque significa defender nuestros recuerdos y los afectos que nos trae ese plato”, comentó en e diario Il Corriere della Sera.

(Le puede interesar esta receta de El Espectador: Receta: cómo preparar ajiaco, el plato típico colombiano)

“Los estadounidenses experimentan y eso se debe a las grandes variedades de comida que tienen disponibles“, subrayó.

Para Gianfranco Sorrentino, propietario del restaurante Il Gattopardo, promotor de la gastronomía italiana, a los “estadounidenses les encanta mezclar ingredientes, pero tienen poco conocimiento culinario y los productos e ingredientes italianos son caros, lo que afecta mucho la preparación de un plato determinado”, explicó en la televisión local.

El revuelo ha sido tal, que el diario económico Il Sole 24 ore involucró a la Confederación Nacional de Cultivadores (Coldiretti) en el tema.

“Eso no es una carbonara. Detengan esta locura”, clamó la confederación ante lo que considera un ‘fake’, un falso, de la cocina.