La especialista, que también es directora científica de la fundación Inti, aseguró que lo primero que hay que hacer luego de que se genere la quemadura es exponer la zona a un chorro de agua fría o tibia, para que el calor (o frío) presente en la zona se regule.

La piel afectada deberá estar libre de joyas o ropa que pueda dañarla más, aunque esto tendrá que hacerlo un especialista; si no es posible, deberá retirarlos mientras cae agua en la zona.

El tiempo apropiado para exponer la piel al agua es de 15 minutos a media hora para aliviar el dolor. Gaona también recomendó no usar hielo (ni con paño de por medio), pues este quema y empeora la afectación; tampoco debería aplicar tomate, aceite, sábila o huevo.